miércoles, 7 de octubre de 2009

Te (os) echo de menos...



Nunca pensé fuera a escribirte esto. Ahora, después de tanto tiempo y a pesar de todo lo malo...te (os) echo de menos. Lo siento, no puedo evitarlo, pero es la realidad. Quizás será que otros baches con los que me he topado me han recordado a ti. Sí, a ese marinero de agua dulce que hace tiempo zarpó para no volver.

Lo reconozco, ninguno lo hicimos bien, pero los buenos comienzos no siempre dan grandes finales y así acabó nuestra historia. Una historia que nunca llegó a empezar. Hace tiempo que no estás aquí, pero te sigo la pista. Sigo las huellas que dejas en el camino y que me confirman que sin mí estás mejor que nunca. Y lo celebro. No importa lo mal que lo hicieras, la forma en que te fuiste o el ir y venir de tus caprichos, porque me sigues importando como antes, aunque de diferente manera.

A estas alturas te lo perdono, incluso te pido que me perdones a mí. Jamás, en la vida, fui impulsiva y contigo todo fue diferente...Te dejé ir, por voluntad propia y por el bien de mi salud mental, pero ahora te necesito. Unos difíciles temporales han arrasado esta isla y sin ti, todo es más duro. He tardado en darme cuenta, pero tus errores no me dejaban ver que no necesitaba otra cosa que no fuera tu comprensión, tu apoyo, el que siempre me diste y nunca comprendí. La única que confundió la situación fui yo, y lo siento.

Ahora, me tengo que resignar a felicitarte desde aquí porque sé que nunca lo entenderías. Y a tu fiel compañero, a ese marinero de alta alcurnia (como él se hacía llamar) también le añoro. Erais lo único que tenía y ahora me conformo con saber que os va mejor que a mí, que la vida os trata con respeto y no so pone la zancadilla, como lo hace conmigo. Porque es cierto, la suerte no está de mi lado pero puede que me lo merezca por no hacer las cosas bien.

Felicidades...porque es tú (vuestro) día y te lo mereces....por todo lo que tienes y todo lo que estás consiguiendo. Y aunque no pueda ser testigo directo de ello...me alegro, sabía que lo conseguirías y que serías todo lo feliz que mereces ser.

Gracias, si has leído esto, por olvidar el rencor aunque sea durante unos míseros párrafos. Sé que estas palabras no cambiarán las cosas, pero era algo que te (os) debía...

No es ningún secreto...te (os) echo de menos...

P.D: Felicidades...que cumpláis muchos, muchísimos años más...


3 sueños por cumplir:

**_AlwaysCinderella_** dijo...

Lo sé, no es un texto como los anteriores, pero lo tenía que hacer..por mí...y por vosotros...

Nuka dijo...

Hola guapísima

Dios mio, te he tenido completamente abandonada, hace meses que no te escribo y es horrible por mi parte, espero que me perdones.

Me he quedado tremendamente triste al leerte. No sé que te habrá sucedido con las personas de las que nos hablas, solo quiero que sepas que, haya ocurrido lo que haya ocurrido, no puedes echarte la culpa porque en este momento las cosas no vayan todo lo bien que quisieras que te fueran. Me ha dado la impresión de que tu mala suerte esta dada porque asi lo mereces, como si fuera cosa del destino o algo parecido. Nada de eso, ya verás como al final las cosa mejorarán, tú estarás mejor y todo volverá a su cauce, pero no pienses eso de: 'la suerte no está de mi lado pero puede que me lo merezca por no hacer las cosas bien'.
Espero que la situación con esos amigos se mejore, aunque estoy hablandote sin saber, ya que no sé que es lo que te ha sucedido, por lo que realmente no sé si te estoy ayudando o mareando más la perdiz. Solo espero que todo se mejore y dentro de poco lea algo un poquito más alegre.
Muchos besos, guapa, y hasta pronto.

missi dijo...

un texto que me recuerda a mí hace mucho tiempo... como si al soltar la cuerda que me unía a esa persona, realmente en el último momento hice un nudo y no la dejé partir... a veces duerme a mi lado y comparte mis sueños... dudo si es mejor cortar ese nudo y mirar a otro lado, sin embargo... mejor haber sido, que lamentar un no.
Verás que poco a poco, ese mar tempestuoso vuelve a su calma o estado habitual si dejas volar aquello que retienes...
Un besote

Publicar un comentario